Una sesión de Reiki

Tiene una duración aproximada de una hora, durante la cual permanecerás tumbad@ en una camilla de masaje, vestid@ y sin calzado.

Al tratarse de una terapia energética, también puedes recibir terapia de Reiki a distancia, desde la comodidad de tu hogar y con los mismos resultados.

Durante la sesión de Reiki puedes experimentar sensación de relajación, hormigueo, calor o frío  hormigueo. Estos son, entre otros, signos de que la energía está trabajando.

Una sesión de Reiki está recomendada para:

  • Aliviar el dolor y restaurar las funciones corporales.
  • Progresar en las actitudes y la calidad de vida.
  • Recuperarse más rápido de posoperatorios y enfermedades serias.
  • Hacer más llevaderas la radioterapia y quimioterapia.
  • Disminuir los “achaques” en las personas ancianas.
  • Mejorar el sistema inmunológico.
  • Aliviar el estrés, ansiedad y depresión.
  • Relajarse. Equilibrarse, incrementar la creatividad, lograr liberación emocional.
  • Superar duelos.
  • Ayudar en el transito (etapa final de la vida).
  • Gozar de más energía vital, desarrollar la conciencia.
  • Actuar sobre la causa raíz de la enfermedad.

Los beneficios del Reiki son muchos ¿Te animas a comprobarlos?


Algunas de las personas que han recibido una sesión de Reiki conmigo han tenido al detalle de poner en palabras su experiencia. Aquí las comparto contigo por si te sirven:

Jose Luis C. (Meaño, Pontevedra)

“Mi primer contacto con el Reiki no fue casual. Como coordinador de spa una de mis funciones era estar atento a todo lo relacionado con las terapias alternativas y el Reiki siempre figuraba entre las más valoradas.

Conocí a Mª Elena y no dudé en pedirle una cita para mi primera sesión… fue una experiencia inolvidable. Ya desde los primeros minutos de la sesión, caí en una profunda relajación, totalmente consciente; podía apreciar en algunas partes de mi cuerpo, como la coronilla, un calor intenso pero muy agradable. En un momento dado, una sucesión de imágenes comenzaron a desfilar ante mí… la experiencia, repito, fue inolvidable.

Esa paz, ese reecuentro conmigo mismo… difícilmente lo he apreciado en otros momentos o con otras terapias. Quedé tan fascinado que repetí varias sesiones y aunque aquella primera vez fue única, la sensación de paz, y bienestar siempre está ahí. No dudé en formarme en el primer nivel con Mª Elena y en breve realizaré el segundo.

A todos aquellos que busquen algo diferente, sutil y efectivo, les recomiendo que prueben unas sesiones de Reiki…comprobarán que realmente es una terapia única.”


Eva María González Prieto (Asturias)

Gracias Mª Elena por descubrirme este mundo y poder descubrirme a mí misma.
Empecé con la terapia de Reiki a distancia, al principio era un poco escéptica de cómo podía ser posible recibir energía a distancia, probé en el mes de marzo y ahora, en de mayo de 2010, ya estoy formada en el II nivel de Reiki.

Para mí el Reiki ha sido una renovación de vida, ahora tengo más conciencia de mí misma, más seguridad y paciencia, es algo muy recomendable en lo que creo que todos deberíamos estar formados. Ahora mismo todo a mi alrededor conoce el Reiki y lo recibe y todos estamos agradecidísimos a esta energía del amor.

La sesión a distancia, que aun recibo de Mª Elena y que seguiré recibiendo, es idéntica a la presencial. Para mí las sensaciones son las mismas, noto cómo la energía me recorre o se centra en el algún punto donde sea más necesaria. La sensación de calma, relajación, es altamente gratificante ya que mi vida esta en continuo movimiento laboral, emocional…
La ayuda del Reiki ha sido un antes y un después en mi vida. Ahora me cuido más emocionalmente y físicamente, y todo gracias a Mª Elena, su formación y sus terapias a distancia.

Estaré eternamente agradecida a esta puerta que has abierto en mi vida, que simplemente ha sido mi salvación. GRACIAS.”